importancioso

El hombre era nómada antes que agricultor. Siendo agricultor sabía que había algo detrás de esas montañas. Y se hizo viajero. Y conoció mundo. Y volvió a casa y lo celebraron con cerveza. Y les contó su viaje. Pero un imbécil en la tribu no le creía, e inventó la cámara fotográfica. Este blog está relacionado con el cuento: viajes, comer, beber, emprender, relatos, surf y fotografía. Porque ¿de que te sirve viajar al lugar más bonito del mundo si no tienes una foto para callar la boca a ese imbécil?

Mi (su) primer viaje

2 comentarios


Eduardo, con el Explorador Polar Ramón Larramendi en Groenlandia.

Eduardo, con el Explorador Polar Ramón Larramendi en Groenlandia.

Siempre hay un viaje que te marca la vida, del que hay un antes y un después.

Con 10 y 11 años había estado en verano en una Colonnie de Vacances en el Château Salha en Saint Jean Le Vieux, (Basse Navarre).

Aprendí a hablar francés para toda la vida, a comer saucisson y a subir montañas.

Ese último año mi hermano Daniel (18 años) había estado fregando platos en Londres y había vuelto con Corn Flakes, con soldaditos de plástico en cajas e infectado con el virus de los viajes.

Volvió en autostop por Francia y, cuando comía una baguette con paté en las escaleras de una iglesia, une vielle dame le dio un franco.

El siguiente año yo tenía 12 años y vestía unos vaqueros cortos con cintura de goma. A Daniel se le ocurrió irse a Roma en autostop, que es lo que se llevaba entonces.

Planteó en casa que quién le acompañaba, a mi me brillaban los ojos … pero era el quinto hermano.

Y empezó el descarte, Pedro ya había estado en Roma de viaje de estudios, a Ignacio lo del verano en Zarautz le gustaba y no se le había perdido nada en Roma Javier tenía una novia estupenda en Donosti, así que el puesto era mío.

Nuestra madre nos dio un pollo asado para el viaje (aquello me recordaba algo al cuento de Hansel y Gretel) y empezó el viaje en el que cada uno que nos paraba (un cura que iba a Lourdes, un camionero llegando a Perpignan, etc) no nos llevaba mas de 50-100 kms. Dormimos en un descampado de Toulouse, después de zamparnos el pollo, con una rata gigante como vecina.

A los dos días decidimos terminar el viaje en Lleida y volver en tren. Fue el viaje de mi vida.

Intuyo que mis padres estaban alucinados y con preocupaciones importantes.

Mi hijo Eduardo tenía 19, y en septiembre iba a empezar su master en fotografía. Contactamos con Ramón Larramendi, el explorador polar, que con su agencia Tierras Polares tiene un albergue en Narsarsuaq, Groenlandia, y tenía hueco para un becario-limpiador en el albergue.

Eduardo, con sus compañeros en su Gran Primer Viaje, en Narsarsuaq, Groenlandia.

Eduardo, con sus compañeros en su Gran Primer Viaje, en Narsarsuaq, Groenlandia.

A nosotros, especialmente a su madre, nos daba “cosilla” el tema. Pero a el le hacía mucha ilusión, y pensamos que sería interesante.

Fue acompañado de otra guía de veintipocos, pero muy suelta. Madrid-Alicante-Reijkyavic (noche allí)-Narsarsuaq.

Allí estuvo 15 días limpiando el albergue y otros 15 con un grupo haciendo el circuito “Lo mejor de Groenlandia”.

Se fue con su móvil y su portátil, allí las telecomunicaciones y el acceso a internet son muy caros, así que hablábamos poco.

Una noche, a las 4 de la madrugada (allí serían las 12 de la noche), me entró una llamada suya. Descolgué y durante 40 segundos interminables escuché pasos que subían por el campo/camino/yo-qué-se …  y se cortó la llamada.

Llamé un par de veces sin respuesta y a los 5 minutos me llamó. Subía hacia al albergue cuando se encontró con un inuit por allí, se pegó un susto de muerte. … y a mi otro similar.

La vuelta fue Narsarsuaq-Reijkyavik-Copenhaguen-Madrid-Bilbao. Llamó desde Copenhaguen, iba a comer algo antes de embarcar, y no volví a saber nada en todo el día.

Apagado o fuera de cobertura.

De 6 a 8 de la tarde tenía escala en Barajas. Apagado o fuera de cobertura.

A las 9 de la noche debía aterrizar en Bilbao. Apagado o fuera de cobertura.

A las 11 en Iberia me confirman que el avión llegó con algo de retraso pero no me pueden confirmar ningún nombre. A las 12 llamo a la guardia civil del aeropuerto y ni recuerdo lo que me dijeron.

A las 12 y media de la madrugada llama desde casa, ya había llegado: se había quedado sin batería. ¡La madre que le …!

“Nasios pá sufrí”

Eso si, se trajo unas fotos maravillosas de su primer viaje, del viaje de su vida.

Iceberg, Groenlandia. Foto Eduardo Zulaica

Iceberg, Groenlandia. Foto Eduardo Zulaica

Autor: Felix Zulaica

Otra Dimension en Marketing online. Redes sociales, blogs, emprender, marketing, surf, photo y vida real. No soy gurú de nada!

2 pensamientos en “Mi (su) primer viaje

  1. Me gusta, muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s